Consejos para hacer enoturismo

 

Si os apasiona el mundo del vino tanto como a mí, seguramente os esteis planteando vivir vuestra primera experiencia de enoturismo. Siempre podéis aprovechar las vacaciones estivales para hacer una de las actividades más apasionantes que existen alrededor de la viticultura pues, en la mayoría de los casos, las vides están cargaditas en estos meses.

Como ocurre con todo viaje, nunca está de más tomar una serie de medidas para que no quede nada al azar y podamos disfrutar de cada momento al máximo. Así que, haz como en mi caso, programa hasta la última actividad que vayas a realizar, de este modo tendrás reservada tu plaza y no te llevarás sorpresas desagradables.

Como la mayoría de los que me estáis leyendo puede que seáis nóveles en esto del enoturismo, aquí os dejo una serie de consejos que os van a servir de gran ayuda.

Infórmate y reserva

Una de las principales características del turismo del vino, es que empieza a tener muchísimos adeptos, por lo que las bodegas tienen programadas sus visitas con un cupo muy determinado de visitantes. Es fundamental que hagas tu reserva antes de lanzarte a la aventura.

Por otro lado, si te informas antes de empezar el viaje, llegarás a tu destino sin la sensación de estar perdido y podrás centrarte, además de en descubrir los secretos de tu bodega y caldos favoritos, en conocer el entorno y las curiosidades que esconde.

La visita guiada

Hacer enoturismo no es sinónimo de perderse entre las viñas sin más. Si contratas los servicios de un guía especializado, podrás disfrutar de una visita que te desvelará todas las incógnitas acerca del mundo del vino. Te enseñarán el tipo de vides, las formas de cultivo, las distintas variedades de uva, el tipo de fermentación, los sistemas de producción empleados, las barricas…

La estación

Dependiendo de la estación del año en que realices tu viaje, podrás vivir de primera mano los distintos procesos en la elaboración del vino. Por ejemplo, si viajas en invierno te toparás con las viñas a punto de ser podadas para que estén listas de cara a la primavera y comiencen a florecer las nuevas hojitas y uvas; si quieres aprender a vendimiar, los meses idóneos son entre agosto y octubre; si te gusta más ver el tratamiento de la uva y su fermentación solo debes esperar hasta octubre-noviembre… Como verás, el tiempo es muy importante en la cultura del vino.

Cursos de cata

Si no eres un experto en la materia, no te preocupes, el enoturismo también tiene reservada una actividad muy especial para principiantes: los cursos de cata. A través de ellos, te conducirán por una experiencia sensorial, que te desvelará todos los matices que puedes descubrir en un buen caldo.

La gastronomía

No existe mejor compañero para el vino que una experiencia gastronómica. Tanto es así, que algunas bodegas ofrecen sus catas maridadas. Esto significa que cada plato se sirve acompañado por el vino que mejor se adapta a los ingredientes y sabores de la receta gastronómica. ¡Merecen la pena!

Como sabes, Esdor nace en pleno corazón de la Ribera de Duero, dónde se asientan nuestros orígenes. Si quieres vivir una experiencia de enoturismo única, te esperamos en nuestras bodegas Matarromera.

 

Vega

Soy ingeniera agrónoma y enóloga. Me apasiona todo lo que tiene que ver con el mundo del vino, desde el viñedo y el cuidado que necesita para que maduren las mejores uvas, hasta todo el mimado proceso de elaboración de los vinos. Me declaro una amante de la cultura del vino, sus aromas y maridajes y sobre todo, de encontrar momentos únicos para disfrutarlo en muy buena compañía.

1 comentario

  1. Luisa Maria Garcia Repiso

    Una verdadera maravilla. Gracias

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias ESDOR