El aceite de oliva en cosmética

El aceite de oliva en cosmética

La búsqueda de alimentos, salud y belleza del ser humano ha logrado que saquemos partido del aceite de oliva desde tiempos remotos. Es más, el olivo fue considerado árbol sagrado por las primeras civilizaciones y, en todas las épocas, el aceite de oliva se ha empleado como bálsamo sanador, reparador y protector.

Además egipcios, griegos, romanos… han dejado constancia del empleo del aceite de oliva como elemento esencial para el aseo personal. Jabones, cremas, perfumes, tónicos… hay registros de infinidad de cosméticos a base del aceite de la aceituna empleados por estas civilizaciones.

En la actualidad, diversos estudios están confirmando científicamente las propiedades que se atribuyeron al aceite de oliva. Son tantos los beneficios de este aceite que no es de extrañar su empleo en cremas hidratantes, mascarillas, tónicos, exfoliantes, jabones…  Por no mencionar su uso extendido en la cocina, ¿quién no adereza sus ensaladas con un chorrito de este oro líquido?

En el mundo de la cosmética se saca provecho de los ácidos grasos, especialmente el ácido oleico, que conforma la mayor parte de la composición natural de aceite de oliva. Gracias a estos ácidos se logra mantener la piel hidratada, se favorece la conservación de la membrana celular y se fomenta la penetración del resto de activos.

Eso no es todo, pues el conjunto de compuestos que contiene este aceite ayudan a activar los fibroblastos que son las células fundamentales de la dermis, con lo que ayuda a impedir la aparición temprana de arrugas y marcas.

Su rico contenido en antioxidantes, además del ácido oleico, ayuda a neutralizar el daño de los radicales libres, lo que se traduce en desfavorecer el envejecimiento prematuro de la piel.

El objetivo de añadir aceite de oliva a los cosméticos es claro: hidratar, nutrir y reparar la piel, protegiéndola frente a la acción de agentes externos dañinos. Dadas sus características y composición, el aceite de oliva se puede aplicar prácticamente en cualquier parte del cuerpo.

Una vez dicho esto, podrías pensar en echarte por el cuerpo el aceite de oliva virgen puro por la piel, pero te aconsejo que optes por los cosméticos que lo incluyen en su formulación.

Por supuesto, ESDOR cuenta con cosméticos que incorporan el aceite de oliva. Un buen ejemplo lo tenéis en el Exfoliante Facial Triple Acción, ideal para limpiar la piel y dejarla tersa y suave. Un tratamiento que, gracias al aceite de oliva arbequina, la pepita de uva verdejo y la pepita de oliva, tiene una acción emoliente, suavizante y exfoliante. ¡Un tres en uno en toda regla!

Y tú, ¿a qué esperas para incorporar el aceite de oliva a tu rutina beauty? Empieza a comprobar por ti misma cómo mejora la salud de tu piel con este aceite.

2 comentarios

  1. Luisa Maria Garcia Repiso

    El oro liquido, sera una maravilla. Besos

  2. El mayor exponente de la dieta mediterránea.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias ESDOR