Manteca de Karité, el oro de las mujeres

Manteca de Karité, el oro de las mujeres

Obtenida del prensado de las nueces del árbol homónimo, la manteca de karité es originaria de la sabana arbórea africana: Burkina Faso, Costa de marfil, Mali y Sudán. Para los aborígenes el árbol de karité es sagrado, con lo que solamente se recogen los frutos caídos en el suelo, y se encargan de ello las mujeres de la zona.

El procesado de las nueces no puede ser más sencillo: se dejan secar en el suelo, se pelan y se prensan antes de ponerlas a hervir y, por último, se trituran y amasan a conciencia. Una vez se enfría, el producto obtenido es un aceite o grasa vegetal bastante densa que recuerda a la mantequilla y es lo que conocemos como manteca de karité. Sus usos son varios, pues se emplea tanto en la cocina (siempre que sea 100% natural) como en la elaboración de cosméticos.

Para mí, la manteca de karité es el aceite regenerador celular cien por cien natural por excelencia, de ahí que esté de acuerdo en el sobrenombre que se ha ganado: “el oro de las mujeres”. Hidrata, nutre y suaviza, previniendo el envejecimiento de la piel aportando vitalidad y luminosidad tanto en la piel como en el pelo. Además, protege la piel de los rayos UVA y UVB y hace que el bronceado te dure mucho más tiempo.

La manteca de karité es el protector perfecto para la piel contra el sol, el aire y el frío. Es el antiedad de la naturaleza pues es súper efectiva regenerando la piel envejecida, reseca, deshidratada, irritada o con color apagado. Si la empleas de forma continua estarás previniendo, de la mejor manera posible y natural, el envejecimiento prematuro de la piel.

Pero eso no es todo, también ayuda a prevenir la aparición de estrías, regenera los labios cortados por el frío, aporta elasticidad en codos y rodillas, ayuda en la recuperación de los músculos eliminando toxinas tras hacer deporte, da suavidad, brillo y volumen al pelo… Podría seguir y seguir, pero mejor probarla ¿no?

manteca de karité

ESDOR ha escogido este precioso ingrediente para formular alguno de sus cosméticos, como la Crema de Manos y Uñas, el Bálsamo Reparador de Pies o la Manteca Corporal Hidro-Nutritiva. Todos ellos contienen manteca de karité obtenida a través del Comercio Justo, que garantiza el trabajo libre y en igualdad entre hombres y mujeres, el respeto al medio ambiente y a los derechos humanos, la producción sostenible y el rechazo tajante a la explotación infantil, entre otros aspectos. Sin duda es algo a lo que yo, firme defensora de los derechos humanos, doy mucho valor.

Mar

Amo todo lo que tenga que ver con relajación y bienestar, porque soy de las que piensan que debe existir armonía entre cuerpo y mente. Si nos sentimos bien por dentro, estamos mucho más guapas por fuera. Soy ecologista y defensora del mundo natural y todos los compuestos de extraordinarias propiedades que se encuentran en la naturaleza.

3 comentarios

  1. Luisa Maria Garcia Repiso

    Un gran reportaje. Besos

  2. Marisa García Sánchez

    Hola!!Vale para todo,que maravilla!Y que esté dentro del comercio justo,Mejor!!Gracias!

  3. Nuria Macías García

    No he probado la de Esdor pero la manteca de Karité es una de mis favoritas.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias ESDOR