Beneficios y propiedades de la manteca de karité en cosmética

La manteca de karité, muy apreciada en el mundo de la cosmética, se obtiene del prensado de las nueces del árbol del mismo nombre con origen en los países de Mali, Sudán, Costa de Marfil y Burkina Faso.

Se conocen sus beneficios y aplicaciones desde tiempos remotos. Existen documentos históricos africanos que mencionan su uso e incluso se afirma que la mismísima Cleopatra la utilizaba para cuidarse la piel. Estos registros de la historia de África revelan que, para nuestro vecino continente, la manteca de karité ha sido y sigue siendo uno de los pilares fundamentales de su farmacología.

Aunque hay varios métodos posibles para obtener este ingrediente, incluyendo extracción con solventes químicos, el proceso de obtención ideal de la manteca de karité es bastante sencillo. Se recolectan las nueces y se prensan directamente, en frío, para extraer sin solventes la manteca, preservando todas sus propiedades. Así, se obtiene una grasa vegetal o aceite que es lo que conocemos como manteca de karité sin refinar. Con este sencillo proceso se obtiene una manteca de óptima calidad que se emplea en la fabricación de cosméticos y en cocina.

Analizando químicamente esta manteca, sabemos que se compone de ácido palmítico, ácido oleico, ácido linoleico, ácido esteárico y esteroles como el estigmasterol y el spinasterol. Es decir, la manteca de karité es una grasa vegetal con cierta porción insaponificable a base de hidrocarburos y alcoholes.

Además, esta manteca tiene un alto contenido en vitaminas liposolubles. Su alta concentración en vitamina A y E ayuda en la hidratación de la piel y genera un efecto calmante, promoviendo la revitalización de la misma. Por si esto no fuera suficiente, la manteca de karité aporta un extra de triterpenos anti-inflamatorios que ayudan a retrasar efectos del envejecimiento prematuro.

Dada su composición oleosa, su alto contenido en compuestos bioactivos, la manteca de karité aporta infinidad de propiedades y beneficios en cosmética. Aquí os dejo un breve listado de los más destacables, aunque seguramente se me quede alguno en el tintero:

  • Protege la piel y ayuda a repararla gracias a sus propiedades estructurales.
  • Aporta gran hidratación y nutrición a la piel que se traduce en una mayor elasticidad y la convierte en uno de los mejores tratamientos frente pies y manos ásperas, prevención de estrías…
  • Al aplicarse sobre la piel, la manteca de karité forma una película sobre la misma que ayuda a protegerla de las agresiones medioambientales, como el frío o excesivo calor.
  • Contiene compuestos con actividad anti-inflamatoria, esenciales en tratamientos anti-edad.

Por supuesto, ESDOR saca partido de todas las ventajas que la manteca de karité aporta al mundo de la cosmetología. Podéis encontrarla en productos como la Crema de Manos y Uñas, el Bálsamo Reparador de Pies o la Manteca Corporal Hidronutritiva, nuestro producto con mayor cantidad de este preciado ingrediente.

 

Laura

Soy farmacéutica y bioquímica y me dedico a la formulación de los cosméticos ESDOR, centrando mi actividad en el desarrollo de productos naturales y muy respetuosos con la piel. La base de todos los productos desarrollados es la protección y prevención de futuros daños mediante el empleo de un antioxidante natural obtenido a partir de las semillas y la piel de las uvas. Para ello estudio los mecanismos bioquímicos de la piel relacionados con cada aspecto que queremos corregir y busco activos naturales que logren este efecto.

4 comentarios

  1. Que propiedades más maravillosas

  2. Patricia Burdejova

    Me gustaría recibir más información

  3. Luisa Maria Garcia Repiso

    Espectacular, muy buenos beneficios. Besos

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias ESDOR