El aceite de Argán en la cosmética

El aceite de Argán, cuyo origen tiene lugar en el sur de Marruecos y se obtiene del prensado de las almendras del árbol de Argán o Argania spinosa, constituye uno de los activos naturales más interesantes del mundo de la cosmética.

Hacer un viaje a través del origen y las bondades del aceite de Argán, resulta tan apasionante como visitar las postales marroquíes de los lugares donde se cultiva. Desde ahí, parte hacia la cosmetología, en un trasiego tan interesante como las propiedades que aportará a los productos que lo utilicen en su formulación.

El ‘oro líquido de Marruecos’ proviene de un árbol muy especial. De hecho, su vida puede sobrepasar los dos siglos. Tal vez por ello, la Unesco lo declaró Patrimonio Universal a finales de la década de los noventa del siglo pasado.

Resulta impresionante observar estos gigantes que llegan a medir más de 10 metros de altura y hundir sus raíces hacia las profundidades de la tierra, buscando un agua difícil en los terrenos más desérticos. Por cierto, su tronco es fácilmente identificable por su forma de tornillo.

Pero, ¿de dónde sale el aceite de Argán? Para ello tenemos que recolectar sus frutos, con una forma aceitunada, que llegan a su madurez durante el verano. Si abrimos la almendrita, encontraremos alrededor de un par de semillas de las que realmente se extrae este aceite milagroso.

¿Por qué interesa el aceite de Argán en la cosmética?

Porque cuando digo milagroso es que realmente lo es. Lo cierto es que es uno de esos productos esenciales, que prácticamente se utiliza para beneficiar cualquier parte del cuerpo.

Si nos referimos al rostro, emplear un cosmético rico en aceite de Argán, nos garantiza una nutrición óptima, gracias a su rica composición en ácidos grasos. Además, el cóctel antioxidante  compone un variado de nutrientes capaces de neutralizar la acción de los radicales libres.

La piel de la cara estará perfectamente nutrida, a la vez que protegida. Por ello, el aceite de Argán es empleado para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y también puede usarse para calmar las pieles reactivas.

En relación al cuidado del resto de la piel, además de aportar los beneficios ya descritos, el aceite de Argán es perfecto para ayudar a la piel a prevenir o minimizar la aparición de estrías. Además este aceite también facilita la penetración de otros activos, lo que potenciará el resultado final de otros activos del producto de tratamiento.

Otro punto fuerte que hace destacar el empleo del aceite de Argán en el mundo de la cosmética reside en el hecho de que es capaz de nutrir la piel sin obstruir los poros, lo que se traduce en una menor probabilidad de formación de granitos.

Cuando apuestes por un cosmético que incorpore aceite de Argán en su composición, fíjate que este hecho queda perfectamente reflejado en el etiquetado.  En nuestros cosméticos puedes encontrar este tipo de aceite en nuestra crema de manos y uñas Vid Divine o en nuestro Aceite de Camelia y Uva Vid Sublime.

1 comentario

  1. Luisa Maria Garcia Repiso

    Tiene que ser maravilloso. Besos

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias ESDOR