Camomila: así cuida tu piel

Si hay una planta medicinal con un reconocido prestigio tanto por sus virtudes medicinales como en el sector de la belleza, esa es la manzanilla o camomila, también conocida por su nombre científico: Matricaria chamomilla. Desde tiempo inmemorial se saca partido de la acción farmacológica de la camomila, pues ofrece efectos calmantes, antiinflamatorios, antisépticos, aromáticos, sedantes, tónicos y antiespasmódicos, entre otros.

Si medicinalmente se usan sus flores y hojas tras su recolección a finales de primavera y durante el verano, en el mundo de la cosmética también nos interesa mucho su aceite. El empleo del aceite de camomila nos ayuda a relajar, calmar y regenerar la piel y, si lo incorporamos al baño, también nos relajará física y mentalmente mientras disfrutamos de su aroma dulce.

Los aceites de camomila son adecuados para el tratamiento de pieles secas, sensibles y aquellas que se irritan con cierta facilidad. Es un excelente antiinflamatorio natural y ayuda a la piel a restablecer su estructura tras algún daño o lesión de forma totalmente natural. Esto convierte al aceite de camomila en un ingrediente perfecto para pieles problemáticas  con tendencia a trastornos que impliquen una micro-inflamación de la piel, como eczemas, psoriasis o dermatitis.

 

camomila

La camomila también es ideal para tratar el acné pues su acción anti-microbiana ayuda a eliminar los granos de manera natural y sin dejar marcas. Además, no tienes que hacerte con ningún producto químico, basta con que hagas un té de camomila y, una vez que quede templado y con ayuda de un algodón, te lo apliques sobre el rostro.

Por último, volviendo a su acción antiinflamatoria, la camomila puede ayudarte en caso de padecer daños leves como las que deja el sol tras haberlo tomado sin la debida protección solar. La manzanilla ayuda a calmar estas molestias con su acción refrescante y antiinflamatoria y, dado que también presenta cualidades regenerantes, ayudará a a la piel a que se recupere ella misma más rápida y fácilmente.

Me encanta que la naturaleza nos ofrezca remedios para cuidar nuestra piel. En ESDOR la incorporan en alguno de sus cosméticos, como el Aceite de Arroz y Uva Vid Sublime a base de aceites de arroz, camomila, jojoba, aguacate y uva. ¿Aún no lo habéis probado? ¡Os va a encantar su sensación no grasa y aroma!

3 comentarios
0 me gustas
Entrada anterior: ¿Qué es el colágeno y por qué lo perdemos?Siguiente entrada: ESDOR, cosmética no testada en animales

Entradas relacionadas

Comentarios

  • Nuria Macías García

    septiembre 25, 2016 at 18:31
    Responder

    No conocía estas propiedades, sin duda la manzanilla da para mucho.

  • Nuria Macías García

    septiembre 25, 2016 at 18:31
    Responder

    No conocía estas propiedades, sin duda la manzanilla da para mucho.

  • Marisa García Sánchez

    septiembre 21, 2016 at 21:55
    Responder

    Milagrosa manzanilla,que sirve para tantas cosas!Gracias!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *