Efectos del calor en la piel

En este verano tan atípico no queremos renunciar a ponernos morenos, sin olvidarnos, eso sí, de ciertos cuidados que debemos tener con la piel en esta época para que el calor no afecte a nuestra piel.

SIEMPRE PROTECCIÓN
Esto es lo más importante, nunca nos cansaremos de oírlo, como dice mi abuela, ¡la piel tiene memoria! Así que tanto en invierno como en verano, debemos aplicar siempre protección solar, pero sobre todo ahora, por nuestra tendencia a ponernos demasiadas horas bajo el sol y teniendo en cuenta que hemos pasado meses en casa, es vital protegerse de los rayos ultravioletas.
En caso de sufrir alguna quemadura solar el remedio básico es una buena crema hidratante preferiblemente con acción antiinflamatoria y darle tiempo a la piel para recuperarse, pero si queréis probar un remedio casero ahí va… un pañito suave empapado en leche fría, y presionar suavemente la piel.

CLORO
El cloro de las piscinas puede dañar tu piel, y, si existe rosácea, sus síntomas pueden empeorar, así que acostúmbrate a darte una ducha de agua dulce después de cada baño y aplica mucha crema hidratante.

ACNÉ
En verano, al sudar más, puede empeorar el acné, pero puedes mantenerlo a raya utilizando día y noche un buen gel limpiador. Utilizar un tónico en las zonas más conflictivas del rostro también ayuda.

INFECCIONES POR HONGOS Y BACTERIAS
El exceso de sudor es el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de hongos y bacterias. En verano nos afectan mucho más por la humedad y el sudor, así que debemos mantener la piel perfectamente seca para evitar estas infecciones.

 

Consejos para cuidar la piel en verano

Para contrarrestar los efectos del calor y la humedad, cada tipo de piel necesita unos productos específicos, aunque existen algunas recomendaciones generales:

  • Tres pasos básicos: limpieza, hidratación y protección solar (mucha)
  • Beber más agua de la habitual
  • Hidratar la piel con más frecuencia
  • Evitar el uso de exfoliantes si vas a tomar el sol
  • No tomar el sol entre las 13:00 y las 17:00 horas

Tras un largo día de exposición solar, aplica nuestra mascarilla hidratante y déjala actuar durante toda la noche como una cura intensiva de hidratación y calma. ¡Te aseguramos que notarás sus efectos positivos sobre la piel de forma inmediata! Gracias a que aumenta la capacidad de la piel para absorber el agua y nos proporcionará protección contra el daño celular causado por la sequedad ambiental.

Es la mascarilla ideal para llevarte de vacaciones este verano.

0 comentarios
0 me gustas
Entrada anterior: Cómo proteger el pelo en veranoSiguiente entrada: Cosmética natural: qué es y qué beneficios tiene

Entradas relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *